Las golosinas no han sido siempre algo que se come por placer, sino que se crearon