¿Qué son las Dioxinas?

Al hablar de Dioxinas, en general, nos referimos a tres tipos diferentes de compuestos: Dioxinas, Furanos y PCBs.

Las Dioxinas y Furanos son contaminantes químicos liberados al medio ambiente por la industria (incineradoras, cementeras, centrales térmicas, etc.).

Los PCBs eran producidos deliberadamente para utilizarlos en transformadores, condensadores, pinturas, etc., pero desde 1985 están prohibidos. Aún así, todavía quedan en el medio ambiente.

Todos ellos, las Dioxinas, los Furanos y los PCBs, son productos muy persistentes (les cuesta mucho degradarse) y permanecen durante mucho tiempo en el medio ambiente. Por tanto, se depositan en el agua, suelo y sedimentos, acumulándose principalmente en los animales terrestres y acuáticos, y consecuentemente, en los alimentos derivados de ellos.

¿Qué efectos tienen para la salud?

Hay 29 compuestos de este tipo que tienen cierto grado de toxicidad, que son 10 dioxinas, 7 furanos y 12 PCBs. El más tóxico de todos ellos es una dioxina, llamada TCDD, que está considerada cancerígena para el ser humano. Los otros 28 compuestos no está demostrado que sean cancerígenos, por lo que se consideran «probables cancerígenos para el ser humano».

La exposición crónica y prolongada a estos compuestos se ha relacionado con alteraciones del sistema nervioso e inmunológico, del aparato reproductor, daños hepáticos, enfermedades de la piel, dolencias cardiovasculares, y diabetes.

¿En qué alimentos están?

Estos contaminantes químicos pueden estar presentes en pequeñas cantidades en los alimentos de origen animal, como el pescado, la carne, los huevos, los lácteos y los aceites y grasas, porque son bioacumulables en el tejido adiposo de los animales.

La concentración en la que se encuentran estos compuestos en los alimentos es cada vez menor, debido a que se están tomando muchas medidas para disminuir los vertidos al medio ambiente.

¿Estamos en peligro consumiendo esos alimentos?

Por la presencia generalizada de dioxinas en el medio ambiente y consecuentemente en la cadena alimentaria, todas las personas tienen antecedentes de exposición  que se espera no afecten a la salud humana a largo plazo.

¿Cómo podemos disminuir el peligro?

Una vez acumulados en los alimentos no se pueden eliminar, por lo que la única manera de reducir la exposición humana es en origen, disminuyendo su cantidad en el medio ambiente.

A nivel internacional se están tomando muchas medidas para disminuir los vertidos industriales de dioxinas y furanos al medio ambiente, y por ello se está notando una disminución del contenido de estos contaminantes en los alimentos.

En cuanto a los PCBs, desde que se prohibió su uso en 1985, también su concentración va en disminución, tanto en el medio ambiente como en los alimentos.

Lo que ocurre es que son compuestos muy persistentes, y pueden estar presentes en la naturaleza durante décadas, por lo que su eliminación es muy lenta.

Enlaces recomendados:

Ficha técnica Dioxinas, Furanos y PCBs. ELIKA

Las Dioxinas y sus efectos en la salud humana. OMS.

Preguntas y respuestas sobre dioxinas y PCBs. AESAN.

Dioxinas y Furanos ACSA.

Fecha de creación: 24-09-2010

Fecha de actualización: 18-02-2020